Colombia: claves económicas para anticiparse a 2022

  Colombia: claves económicas para anticiparse a 2022

Asistimos a la conferencia “Escenario actual y perspectivas de la economía colombiana” del Círculo de Estudios Latinoamericanos, con el profesor de la Universidad de Nariño, Luis Hernando Portillo

19.11.2021

Miquel Vera, colaborador de la Fundación Consejo España-Colombia

Colombia tiene el reto en 2022 de asentar y consolidar el resurgimiento económico vivido tras haber superado los momentos más graves de la pandemia. Según las últimas previsiones del Gobierno, el país podría cerrar este año con un crecimiento de más de un 8,5%, dos puntos más que las anteriores previsiones oficiales. No obstante, lo cierto es que aunque la cuarta economía de Latinoamérica se está recuperando más rápido de lo esperado, hay elementos como la inflación o el déficit que siguen generando incógnitas. Así lo analiza el profesor de la Universidad de Nariño Luis Hernando Portillo, invitado esta semana por el Círculo de Estudios Latinoamercianos (Cesla) de la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad Rey Juan Carlos en un acto seguido por la Fundación Consejo España-Colombia.

En el caso de Colombia, los contagios han disminuido mucho a lo largo de los últimos cinco meses tras acelerarse el proceso de vacunación, lo cual ha generado un auge en el consumo que ha reforzado el crecimiento del sector servicios, el más dinámico en estos momentos. Ese es uno de los elementos clave que debe seguir en los próximos meses para asentar las buenas previsiones oficiales en materia de crecimiento. Economistas como Hernando Portillo ven posible hacer una recuperación rápida en forma de “V” pronunciada. Sin embargo, las proyecciones de crecimiento también prevén un enfriamiento de esta recuperación ya en 2022. Según las últimas cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI), el crecimiento el próximo año en Colombia será del 3,8%, mucho menos que en 2021 pero uno de los más elevados de la región, superando países como Chile, Brasil o Argentina y solo unas décimas por detrás de México.

Este crecimiento se verá de forma dispar entre sectores. “El más adelantado es el sector terciario y la industria manufacturera”, destaca el profesor Hernando Portillo basándose en los últimos informes del DANE, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia. Según el docente, el nivel de producción pre-pandemia se alcanzará a finales de este mismo año. En cuanto al sector servicios, se está presentando de forma más pronunciada en el comercio minorista y en el turismo, en gran medida gracias al paulatino proceso de desconfinamiento y a la apertura de las fronteras al exterior. En el caso del sector primario, la recuperación se prevé lenta porque se trata de un sector que ya venía con cifras escuetas antes de la crisis sanitaria. Tal y como detalló Hernando Portillo, esto se debe al fin del ciclo que experimentaron desde 2005 las ‘commodities’ (materias primas), una etapa de precios elevados del cobre o el petróleo que benefició mucho las finanzas del país. Con todo, los elevados precios del café y la recuperación del precio del petróleo sí pueden afianzar el peso del sector primario en 2022.

Otro factor que para los economistas hay que tener en cuenta son las movilizaciones sociales. Antes de la pandemia Colombia vivió varios momentos de protestas que se recrudecieron en plena pandemia, cuando el Gobierno planteó una nueva reforma fiscal que abrió una oleada de duras protestas en las que hubo incluso muertos. Sobre este fenómeno, Hernando Portillo explicó en su conferencia “Escenario actual y perspectivas de la economía colombiana” que muchas reclamaciones no se han abordado aún, algo que hay que sumar al ciclo electoral que vivirá Colombia el próximo año, con elecciones legislativas y presidenciales. “Pueden añadir más elementos de incertidumbre”, destaca. Sobre este asunto, el FMI respaldó en mayo generar un consenso “amplio” entre el Gobierno y la sociedad colombiana que permita asegurar tanto la solvencia del país como el gasto social.

Alertas y recomendaciones

Entre los elementos a vigilar en 2022 destacan dos: el desempleo y la situación fiscal. Sobre el primero, Hernando Portillo destaca que el paro ha crecido en Colombia de forma sostenida desde 2015, periodo en el que hubo una media del 9,5% aunque se disparó tras la llegada del coronavirus, alcanzando cifras de más del 15%. “La pandemia también ahondó en el incremento de la informalidad, que es un problema estructural”, añade. Sobre la situación fiscal, el economista resalta el incremento del déficit, que en 2020 llegó al 7,8%, y la pérdida del ‘grado de inversión’ (calificación crediticia) de la agencia de calificación de riesgo Standard & Poor's en mayo de este año, un golpe que puede dificultar la financiación del país en los mercados internacionales. “Por un lado se necesita gastar más, por el otro han caído los ingresos públicos. Eso tiene que ver con elementos estructurales del país, como la baja presión fiscal y capacidad de recaudación”, apunta el economista. Con este panorama, Luis Hernando Portillo lanza varias previsiones. En primer lugar, un crecimiento más moderado en 2022 que en 2021 y la persistencia del desempleo, para el que, a su juicio, habría que tomar medidas estructurales y no coyunturales, como hasta ahora.Además, el profesor defiende seguir controlando de cerca la inflación, el gran reto en todas las economías del planeta por los problemas en la cadena de suministro mundial. También destaca la importancia de reformar el sistema de pensiones de Colombia para lograr un sistema que asegure cobertura, equidad y sostenibilidad.

BBVA
Casa América
GRUPO ORTIZ
ICEX
INDRA
MAEC
Mapfre
Repsol
Sacyr
Secretaría de Estado de Comercio
TELEFONICA
Uría Menéndez
INSTITUTO CERVANTES

© 2016 FCECo. Todos los derechos reservados